«Estoy tranquilo, quiero ayudar al Madrid, club al que quiero mucho. Luego llegará mi hora. Estoy con tranquilidad. Espero que el club me llame primero para resolver esta situación. Estoy tranquilo, la gente del club sabe que esta es mi casa. Ya he dicho que esperaría al Madrid hasta el último segundo. Mi objetivo es retirarme aquí».

Ayer mismo, tras la disputa del choque de Champions League ante el Legia Varsovia, el portugués Pepe (33 años) reconocía que la directiva del Real Madrid aún no se había puesto en contacto con él para estudiar la ampliación de su actual contrato (finaliza en junio). Aunque sus palabras denotan su evidente deseo de permanecer en el Santiago Bernabéu, lo cierto es que si la entidad no actúa con celeridad, el jugador podrá negociar con cualquier club a partir del próximo 1 de enero.

Esta circunstancia, como es lógico, no ha pasado desapercibida y ya hay quien pretende sacar partido de ella. En concreto, una información del Daily Mirror señala hoy que uno de los conjuntos más poderosos de la Premier League, el Chelsea, estaría encantado de abrirle las puertas, y más aún si tenemos en cuenta que el zaguero aterrizaría en Stamford Bridge sin coste alguno.

Es más, para lograr que el futbolista aparque definitivamente su deseo de seguir vinculado a los de Concha Espina, los blues le pondrán sobre la mesa un contrato de dos años de duración, es decir un curso más largo de los que, a juicio de la misma fuente, le acabará ofertando el combinado merengue.