En el verano de 2011, el Chelsea abonó la nada despreciable cantidad de 22 M€ para hacerse con los servicios de uno de los grandes talentos del fútbol europeo, el belga Romelu Lukaku. Tres años después, y tras apenas dejarle acumular 15 partidos oficiales con el primer equipo, los blues facilitaban su traspaso al Everton, conjunto que no dudó en invertir 35 M€ en su contratación.

Aunque estos antecedentes podrían jugar en su contra, la entidad londinense ha puesto ahora sus ojos en el hermano del poderoso punta. Jordan Lukaku (21 años) está completando una sensacional campaña con el KV Oostende y los directivos creen que ha llegado el momento de lanzar una ofensiva para contratar al prometedor futbolista.

Eso sí, los de Stamford Bridge no son los únicos que siguen sus pasos. Según añade el Daily Star, uno de sus vecinos, el Tottenham, también ha comenzado a dar pasos más que significativos para cerrar el fichaje de un defensa que en el arranque de su carrera profesional llegó a ser fuertemente vinculado con el AC Milan.

Forjado en la cantera del Anderlecht, Jordan alcanzó la primera plantilla en la temporada 2011-2012, aunque no fue hasta su posterior desembarco en el cuadro del Albertparkstadion cuando recibió la confianza oportuna para consolidarse como un solvente carrilero zurdo que destaca por su capacidad para correr la banda sin descuidar sus labores defensivas.