Apenas restan nueve días para que el mercado inglés cierre sus puertas y el Chelsea aún tiene mucho trabajo por delante. Los blues, que tardaron más de la cuenta en formalizar el desembarco de Maurizio Sarri, sólo han podido cerrar los fichajes del centrocampista ítalobrasileño Jorginho y del meta inglés Robert Green, por lo que ahora deben moverse casi a contrarreloj para poder completar los movimientos que terminen de apuntalar su plantilla.

Entre esas operaciones que aún quedan pendientes figura la que, según cuenta el London Evening Standard, tiene como objetivo la contratación de al menos un par de futbolistas que militan en la Serie A: el central italiano Mattia Caldara y el centrocampista charrúa Matías Vecino.

Por el primero, un futbolista que ha escalado posiciones en la agenda por las dificultades que entraña el fichaje de su compañero de la Juventus, Daniele Rugani, la entidad londinense podría llegar a poner sobre la mesa unos 35,5 millones de libras; mientras que para hacerse con los servicios del segundo, la oferta al Inter de Milán podría alcanzar fácilmente los 32 millones de libras.

Con esta doble inversión, que alcanzaría los 67,5 millones de libras (alrededor de 75 M€), los blues pretenden consolidar un nuevo proyecto al que todavía podrían incorporarse futbolistas con un claro perfil ofensivo. Igualmente, la hipotética marcha de Thibaut Courtois obligaría al club a buscar un nuevo cancerbero.