El pasado lunes, cuando apenas se llevaban disputados cinco minutos del choque de FA Cup entre Wolverhampton y Liverpool, el técnico de los reds, el alemán Jürgen Klopp, se vio obligado a dar entrada al joven Ki-Jana Hoever (de solo 16 años) por el lesionado Dejan Lovren. La baja del croata vino a sumarse a las ya conocidas de Joel Matip y Joe Gomez y a los ligeros problemas físicos que arrastra el holandés Virgil van Dijk.

Consciente de que esta plaga de lesiones en su zaga podría comprometer seriamente el rendimiento del equipo en la segunda fase del curso, la directiva ha comenzado a valorar el fichaje de un nuevo central que resulta del completo agrado de su preparador, el inglés James Tarkowski (26 años).

Según cuenta The Sun, los reds se han acercado hasta las oficinas del Burnley con la intención de solicitar la cesión de su pupilo hasta el término del curso, pero los dirigentes de la entidad de Turf Moor ya les han dejado claro que solo aceptarán su marcha previo pago de unos 50 millones de libras (alrededor de 55 M€).

Forjado en el Oldham Athletic, el de Manchester pasó dos años en el Brentford antes de incorporarse a la disciplina de los clarets en febrero de 2016. Desde entonces, el poderoso zaguero ha logrado acumular un total de 85 partidos oficiales (3 goles). ¿Continuará su carrera en Anfield Road?