Sobre el papel se trata de una iniciativa con mucho sentido común. En un mercado donde el aspecto de un equipo puede cambiar de un modo más que notable en apenas unos días, los equipos ingleses decidieron actuar. A fin de alcanzar una mayor equidad, la Premier League decidió cerrar su mercado -en el capítulo de llegadas- el último jueves antes de la reanudación del campeonato. Una medida rápidamente cuestionada solo unos días después de su implementación efectiva.

Esta temporada ha sucedido lo mismo. El interés de distintos rivales extranjeros en piezas importantes como Paul Pogba (Manchester United) o Christian Eriksen (Tottenham), los equipos ingleses han expresado nuevamente su escepticismo ante este cierre temprano del mercado. «Los clubes europeos tienen 20 días más para fichar, y creo que es un gran error de la Premier League. Abrimos la puerta a otros clubes para confundir a nuestro equipo», destacó el entrenador del Tottenham Mauricio Pochettino días atrás. Ante esta situación hay prevista una reunión entre las diferentes partes.

Y según apunta Daily Mail, el Manchester City ha elaborado un plan que se considera “el mejor para ambas partes”. Se trata de mantener el cierre del mercado de fichajes antes del comienzo del campeonato… solo entre clubes ingleses. Por otro lado, el mercado se mantendría abierto en lo que a la posibilidad de vender y fichar con otros equipos extranjeros. De este modo, se podría fichar jugadores extranjeros con la liga inglesa comenzada y ningún club inglés le pueda quitar a un rival directo futbolistas con la Premier League en marcha. Esta propuesta será discutida en la próxima reunión de noviembre.