El Manchester United tiene previsto aprovechar el próximo mercado invernal. El cuadro de Old Trafford, que se jugará buena parte de sus opciones de seguir soñando con la Premier League el próximo fin de semana en el choque que le enfrentará con el Manchester City de Pep Guardiola, invertirá una importante cantidad de dinero para sumar nuevas piezas que le ayuden a alcanzar los objetivos propuestos a comienzo de curso.

Tal y como afirmaba hace apenas unas horas la información publicada por el tabloide inglés the Sun, después de una charla entre el entrenador José Mourinho y las altas esferas del club el portugués dispondrá de la significativa cantidad de 90 M€ con los que impulsar su plantilla. Entre los grandes objetivos se encuentra la llegada de un extremo, un centrocampista creativo y un lateral zurdo. Y precisamente para esta última posición la gran prioridad es el inglés Danny Rose, futbolista del Tottenham.

Ya olvidados los problemas de lesiones que le tuvieron fuera de los terrenos de juego durante varios meses a lo largo del pasado curso, el internacional inglés lucha por recuperar lo antes posible su mejor versión en la escuadra de Londres. Mientras tanto, la escuadra de Old Trafford no se ha olvidado de él y después de intentar su fichaje ya durante el pasado verano volverá a la carga una vez se abra el mercado invernal el próximo mes de enero. A fin de lograr su objetivo, y según señala hoy Daily Mail, el Manchester United está dispuesto a poner sobre la mesa la muy significativa cantidad de 50 millones de libras (56,5 M€), con la que espera convencer al Tottenham de una salida. Resta ahora por conocerse cuál será la respuesta de la escuadra londinense con vistas al presente mercado invernal o los diablos rojos deberán esperar hasta el próximo verano para lograr su anhelo.