«El fútbol ha cambiado. Es más difícil comprar jugadores de un nivel alto, alto, alto. Antes, los clubes más pequeños casi estaban rogando a los grandes clubes, porque necesitaban vender. En este momento, no quieren vender. Así que es más difícil hacer que el equipo sea mejor y más fuerte comprando, a menos que hagas lo que hacen algunos clubes, y por alguna razón pueden hacer esto y otros no».

Así se quejaba ayer amargamente José Mourinho en rueda de prensa para justificar las dificultades encontradas en las últimas ediciones del mercado por el Manchester United, que a su juicio explicarían el mediocre rendimiento de los diablos rojos en la presente temporada.

Es un secreto a voces que el portugués quiere retoques en su plantilla y concretamente piensa actualmente en mejorar su retaguardia, donde Eric Bailly puede salir para dejar sitio a otro central. Sin embargo sus objetivos se complican, o al menos así lo indican los últimos rumores, y quizás esto explique su bajo estado de ánimo.

En este contexto aparece en las últimas horas una información de Il Corriere dello Sport, según la cual el combinado de Old Trafford ha visto cómo le rechazaban hasta 103 M€ por Kalidou Koulibaly. El senegalés de 27 años es pieza clave de un Nápoles que no quiere negociar por el central.