El Chelsea salió muy enchufado a su debut en la Premier League en Old Trafford contra el Manchester United. Muestra de ello fue su primera incursión en las inmediaciones de David de Gea, pero el golpeo de Tammy Abraham se estrelló directamente en la madera. Poco después, sería Anthony Martial quien pondría a prueba a Kepa Arrizabalaga, el cancerbero nacional de los de Londres, pero el ex del Athletic Club atajó el cuero sin demasiadas complicaciones.

César Azpilicueta se mostró muy activo en los compases iniciales de uno de los ’Clásicos’ de Reino Unido, pero sus envíos no llegaron a buen puerto. De Gea tuvo que intervenir tras un disparo de Mason Mount, una de las perlas que tiene Frank Lampard en el Chelsea. Kurt Zouma, que estuvo muy impreciso durante los primeros 45 minutos, cometió una pena máxima sobre Marcus Rashford que convertiría el propio delantero de los ’Diablos Rojos’.

El Chelsea no estaba cuajando en absoluto un mal partido, pero el marcador reflejaba el 1-0 a favor de los locales antes del minuto 20 de envite. Martial trataría de aprovecharse de la indecisión de la zaga del vigente campeón de la Europa League, si bien es cierto que su chut se marchó desviado. A continuación, Ross Barkley filtró un preciso envío que fue a parar a las botas de Mount, pero fue incapaz de conectar con ningún compañero desde el flanco diestro.

Paul Pogba, que parece que se quedará definitivamente en el conjunto de Ole Gunnar Solskjaer, lo intentó con un testarazo que acabó mansamente en las manos de Kepa. Acto seguido, Rahford volvería a batir a Kepa, pero sería en posición antirreglamentaria. Aun así, conviene destacar que hubo falta previa de Mateo Kovačić sobre Pogba. Barkley también haría gala de su facilidad para armar la pierna, al igual que Pedro Rodríguez, pero no inquietaron en demasía a De Gea. Los 2 se asociarían poco después, en una jugada que el arquero español resolvería a la perfección tras el golpeo del internacional con Inglaterra.

Emerson Palmieri tendría la mejor ocasión para nivelar la contienda antes del descanso, aunque su golpeo fue repelido por el poste. Nada más arrancar la segunda mitad, Pedro volvería a mostrar su perseverancia, pero no conseguía encontrar portería. Emerson sí que obligaría a esforzarse a De Gea, quien puso los puños con garantías para despejar el tiro del carioca lejos de sus dominios.

Lampard tomó la decisión de mover fichas en el banquillo antes del minuto 60, apostando por Christian Pulisic en detrimento de Barkley. Sin embargo, el Manchester United encarrilaría por completo el encuentro en las 2 siguientes acciones. Martial, una vez que los ’Diablos Rojos’ completaron una triangulación colectiva muy efectiva, enviaría el cuero al fondo de las mallas después de un centro realmente preciso de Andreas Pereira desde la banda derecha.

La puntilla al Chelsea se la pondría Rashford, que firmaría su doblete particular después de recibir un pase extraordinario y batir con calidad a un Kepa que nada pudo hacer en ninguno de los goles del United. El conjunto encabezado por Lampard hizo todo lo posible para maquillar el resultado, además de haber merecido un mayor premio, especialmente en el primer acto, justo cuando estrelló el cuero en dos ocasiones contra el palo (Abraham y Emerson).

De hecho, el castigo sería todavía mayor. Superado el minuto 80 de la contienda, Pogba realizó una arrancada espectacular partiendo desde su propio campo, previa combinación con Martial, habilitando por completo a un Daniel James que no podía debutar de mejor manera con su nuevo equipo. El joven centrocampista, procedente del Swansea City, batió a Kepa con un disparo raso y cruzado que, previamente, rebotó en Emerson y desvió la trayectoria al meta de Ondárroa para colocar el 4-0.

Pedro dispondría de una magnífica oportunidad en los compases finales de la contienda para haber recortado diferencias en el electrónico, pero su chut se perdió lamiendo la cepa del poste de la meta custodiada por su amigo De Gea. Debut soñado por el Manchester United, en Old Trafford, frente a un Chelsea que tendrá que hacer borrón y cuenta nueva a partir de la siguiente jornada. Mucho trabajo por delante tiene todavía el bueno de Lampard en el banquillo de los londinenses.