El Manchester United está decidido a realizar una profunda limpieza de su plantilla. La directiva entiende que en su escuadra hay varios futbolistas que no han cumplido las expectativas creadas y que lo mejor para todos es que abandonen la disciplina del equipo durante el próximo mercado estival.

Aunque en algunos casos bastará con rebajar el precio de dichos jugadores para favorecer su salida, en otros casos las medidas deberán ser más drásticas. De hecho, el club ya ha comenzado a reservar una importante cantidad de dinero con la que, llegado el caso, se financiaría el despido de esos futbolistas.

«Hay algunos jugadores que se quieren ir, pero tendrán que pagar para sacarlos. No será barato y afectará a ciertas cosas en el mercado de transferencias. Ya hay planes puestos en marcha. El club está reservando un fondo de contingencia para que ciertos jugadores se muden en el verano», confirmó una fuente consultada por el diario The Sun.

Según este rotativo, si no consigue encontrar comprador para el argentino Marcos Rojo y el chileno Alexis Sánchez, la directiva rescindirá sus contratos y les abonará la correspondiente indemnización. En el caso del primero, se estima que habría que pagarle unos 6 millones de libras por este motivo; mientras que en el del segundo, solo se señala que, al percibir más de 500.000 libras a la semana y mantener contrato hasta junio de 2022, tendría que recibir una «recompensa gigantesca».