En 2014, los técnicos de la Academia del Manchester United consideraron que el joven Dwight McNeil (19 años) no reunía las cualidades idóneas para hacer carrera en la entidad. El atacante aceptó con naturalidad la decisión y optó por buscar nuevos horizontes lejos de Old Trafford.

Cinco años después, el de Rochdale ha evolucionado de tal manera que, los mismos que no le consideraron válido en el arranque de su carrera están ahora dispuestos a invertir nada menos que 35 millones de libras en su contratación (alrededor de 40 M€). Ésa es, al menos, la idea que hoy transmite The Sun, diario que sitúa al extremo entre los principales objetivos de los diablos rojos de cara a futuras ediciones del mercado.

En este tiempo, el jugador ha ido creciendo progresivamente al abrigo de la confianza que le ha brindado el Burnley. Tras pasar por sus categorías inferiores, el futbolista logró debutar con la primera plantilla durante el curso 2017-2018, aunque no ha sido hasta la presente campaña cuando se ha asentado como uno de los pilares ofensivos de la escuadra (ha sido titular en las 11 jornadas disputadas hasta la fecha).

Cuestionado por este asunto, McNeil ha dejado claro que, pese a ser descartado en su momento, no vería con malos ojos su regreso a Manchester. «Fui descartado por el Manchester United cuando tenía 14 años. Fue un momento bastante molesto para mí. Todavía estaba en la escuela también, todavía estaba aprendiendo. Vine a Burnley, me pusieron a prueba durante seis semanas y firmé justo antes del final de la temporada. Soy fanático de Manchester United, a pesar de lo que sucedió. Siempre seré fanático del Manchester United. Simplemente no estaba a la altura de sus estándares», reconoció.