El Manchester United ha comenzado la temporada con malos resultados, de manera que se ubica ahora mismo como duodécimo clasificado de la Premier League en este parón FIFA de octubre. Una situación que está provocando ya dudas sobre la continuidad de Ole Gunnar Solskjaer al frente del equipo.

Pero esta situación ha provocado que el combinado de Old Trafford acumule ya rumores que hablan de posibles refuerzos para este conjunto. Y no solamente de cara al mercado de invierno, como Mario Mandzukic o Christian Eriksen. También comienza a mirarse a la siguiente temporada.

La escuadra inglesa, consciente de que será complicado enderezar el rumbo en el actual ejercicio, ya tiene en su punto de mira a dos jugadores de los que se habla para el siguiente curso. El primero es Declan Rice, centrocampista de 20 años del West Ham que ya ha sido vinculado estos días.

Por otro lado tenemos a Kalidou Koulibaly, central de 28 años del Nápoles, internacional senegalés y uno de los defensas más cotizados del continente. El africano sería el gran sueño de los ingleses para mejorar la solidez defensiva.