Tras pasar por alto las últimas ediciones del mercado (no ha realizado ni un solo fichaje), el Tottenham se prepara para reforzar concienzudamente su plantilla durante el próximo verano. Los spurs creen que ha llegado el momento de dar un nuevo impulso a su plantilla y ya ha comenzado a establecer contactos con un buen número de futbolistas.

Entre las prioridades que ya ha fijado su técnico, el argentino Mauricio Pochettino, despunta la de mejorar las prestaciones de una parcela ancha que en enero dijo adiós al belga Moussa Dembélé (traspasado al Guangzhou R&F) y que podría quedar aún más debilitada si finalmente se produce la fuga del danés Christian Eriksen.

Según recoge Sky Sports, el preparador del cuadro londinense ya ha elaborado una lista de posibles refuerzos en la que figurarían dos clásicos anhelos de la entidad, el español Carlos Soler (Valencia, 22 años) y el galo Adrien Rabiot (PSG, 23). Ambos fichajes se antojan complicados. El del primero, por la negativa de su club a darle salida. El del segundo, por su parte, por la enorme competencia existente.

Junto a esta pareja comparecen como posibles refuerzos del Tottenham otros tres medios que destacan por su talento y juventud: el holandés Donny van den Beek (Ajax de Ámsterdam, 21 años), el inglés James Maddison (Leicester City, 22) y el galés David Brooks (Bournemouth, 21).