Joey Barton consiguió colocarse durante el curso pasado como uno de los mediocentros más sólidos del fútbol inglés. Su gran temporada con el Newcastle (32 partidos de Premier, 4 goles) ha hecho que el jugador comience a sacudirse su fama de bad boy del fútbol británico.

Buena prueba de ello es el interés que ha suscitado entre los mejores equipos de la Premier, ya que hace unos días se le relacionaba con el Arsenal (ver artículo) y el Tottenham. Sin embargo los spurs se han desmarcado de él porque Harry Redknapp prefiere concentrarse en Lass Diarra.

Los que sí parecen estar inmersos en la pelea por este futbolista son los dos grandes conjuntos de la ciudad de Manchester, según indica el Daily Mail. De ellos, el Manchester United es el que podría llevar la delantera, ya que Alex Ferguson quiere dar mayor solidez a su centro del campo.

Por eso los emisarios de los diablos rojos ya habrían mantenido contactos con los representantes del internacional inglés. Sin embargo la competencia del Manchester City hace que su destino siga todavía en el aire, aunque los sky blues tienen actualmente menos problemas en la medular que sus vecinos.