El Liverpool sigue con su búsqueda de ese título de la Premier League que se le resiste desde hace tres décadas y que es actualmente la gran obsesión de un club que lo ve tan cerca y a la vez tan lejos. Porque conforme pasan las semanas se aprieta la clasificación en el campeonato inglés.

Precisamente para ganarlo apostaron los de Jürgen Klopp por atar hace más de un año a Naby Keita, cuando destacaba en las filas del RB Leipzig. 9 goles en 40 partidos marcaba el guineano la temporada pasada cuando era el líder del equipo alemán, papel que ahora mismo le cuesta asumir en la escuadra del Merseyside.

De hecho esta misma semana, su antiguo entrenador Ralf Rangnick, tomaba al africano de ejemplo para no recomendar a su todavía delantero, Timo Werner, un cambio de aires: «Naby Keita era un jugador fantástico y ahora en el Liverpool está encontrando problemas para jugar».

Acumula 24 partidos con el combinado de Anfield, pero evidentemente no tiene el mismo rol de jugador relevante que en Alemania, y el que se esperaría de un fichaje de 60 M€. Sin embargo todavía es pronto y falta mucha temporada por delante. ¿Dará un paso al frente?