Llevan un tiempo Liverpool y Chelsea aspirando a formar una plantilla joven y competitiva, cosa que debe hacerse con tiempo y trabajo previos. Ambos clubes no cesan en su afán de observar a jóvenes promesas o a otras que están marcando el ritmo de su equipo en la actualidad. En este sentido, los dos conjuntos han puesto el foco de mira sobre Lewis Cook (22 años), centrocampista inglés del Bournemouth. Es conocido por ser un jugador ambicioso en lo deportivo. Son ya 56 los partidos que ha disputado con su equipo actual.

El Liverpool tiene una plantilla perfectamente construida. Jürgen Klopp ha hecho del conjunto Red un equipo líder ahora mismo en la Premier League (saca 8 puntos al segundo, el Manchester City). El equipo además, viene de ganar la última edición de la Champions League y varios de sus jugadores ya suenan en una gran cantidad de clubes. No obstante, el fondo de armario es importante, por lo que Lewis Cook supondría un alta con la que estarían encantados de poder contar. A lo largo de la temporada son muchos los partidos y vendría bien la ambición del jugador del Bournemouth.

El Chelsea por su parte necesita urgentemente recomponerse. Ha sufrido la importante baja de Eden Hazard, quien se fue al Real Madrid. Viene de ganar la Europa League, pero también de caer en la Supercopa de Europa, precisamente, ante el Liverpool. El conjunto dirigido ahora por Frank Lampard busca la reconstrucción de una plantilla necesitada de desparpajo y juventud. Son muchos los futbolistas que contemplan fichar por los Blue ahora que es Lampard su entrenador. Se muestran ilusionados de poder competir bajo sus órdenes. Veremos si Cook piensa igual.

Ahora mismo el jugador está vinculado hasta el final de temporada al Bournemouth, según publica el Daily Mail. El jugador de los cherries debutó en 2018 como internacional absoluto por Inglaterra. Después sufrió una grave lesión de la que se recuperó totalmente el pasado verano. Son bazas con las que deben contar los clubes: ha sido convocado con la selección absoluta nacional y además muestra un gran rendimiento tras haber sufrido una lesión. En estos casos, siempre es el propio futbolista quien tiene que elegir. Veremos.