«Me gustaría tener dos jugadores más. Aunque creo que no voy a tener dos. Quizás tenga uno más, si es posible... Entregué una lista al club con cinco jugadores que me interesan y espero tener uno por lo menos. Si es posible, bien. Y si no es posible, seguiremos luchando, trabajando y creyendo en los que tenemos».

José Mourinho mostró su malestar en la recta final del mercado de finales inglés (se cerró el pasado 9 de agosto). El motivo no era otro que la falta de fichajes durante un verano en que algunos de los rivales de la zona alta (caso del Liverpool) no dudaron en tirar la casa por la ventana para pelearle el título a un Manchester City que además de mantener el bloque le dio un buen impulso con el fichaje de Riyad Mahrez desde el Leicester.

Una de las zonas del campo que Mourinho quiso reforzar a toda costa fue la defensa. La sucesión de nombres propios fue más que notable y por escena desfilaron varios nombres propios como los de Yerry Mina (ahora en el Everton) o Harry Maguire (Leicester). Otro de los nombres propios a seguir fue el del belga Toby Alderweireld, futbolista del Tottenham que tiene contrato hasta junio de 2019.

Precisamente este último podría haberse sumado a la disciplina mancuniana… si el propio club hubiera estado de acuerdo. A tenor de la información de Mirror, el Tottenham ofreció al Manchester United la posibilidad de hacerse tanto con el propio Toby Alderweireld como con Danny Rose. Sin embargo, los de Old Trafford dijeron “no” a la propuesta.