A la espera de medirse mañana al Liverpool en el encuentro más destacado de la jornada en la Premier League, y que puede ser un punto de inflexión de este curso en cualquier dirección, en el Manchester United vienen de un parón de selecciones pleno de rumores sobre un futuro incierto.

El nombre de Massimiliano Allegri como sucesor de Ole Gunnar Solskjaer en el banquillo no deja de sonar, así como posibles fichajes. Mario Mandzukic o Emre Can, que no terminan de contar demasiado para la Juventus de Turín, serían dos de los jugadores vinculados de forma más insistente.

Pero hay más, porque en esta noticia que nos ocupa Mundo Deportivo habla de dos jugadores del FC Barcelona que se ven este curso con un rol más secundario. Son Ivan Rakitic y Ousmane Dembélé. El primero relegado a la suplencia por Ernesto Valverde y el segundo que ve cómo el fichaje de Antoine Griezmann y la irrupción de Ansu Fati le complican las cosas.

Son secundarios a priori necesarios en una temporada larga con muchos objetivos, por lo que se antoja complicado que se negocien sus salidas en enero. Quizás el croata pueda tener más opciones de forzar su marcha, aunque siempre dejando una cantidad de dinero interesante.