El nuevo proyecto del Inter de Milán ha arrancado con buen pie. Los nerazzurri cuentan por victorias sus dos primeros choques de Serie A (ante Atalanta y Carpi) y han visto como uno de sus grandes fichajes, el montenegrino Stevan Jovetic, asumía ese papel de referente ofensivo que tanto anhelaba el conjunto en temporadas pasadas (ha sumado los tres goles de la escuadra).

Para tratar de mantener este ritmo y consolidarse definitivamente como un verdadero aspirante al título de liga, la directiva lombarda trabaja con ahínco en la contratación de otros tres nuevos futbolistas que puedan reforzar aquellas posiciones que el técnico Roberto Mancini aún considera más débiles.

En este sentido, el principal anhelo interista no es otro que Eder. El versátil atacante, de 28 años, ha arrancado la temporada en plena forma y ya acumula cuatro tantos en los dos primeros partidos que ha disputado con una Sampdoria que sólo le dejará marchar por cantidades que ronden los 10 M€.

Junto al ítalobrasileño figuran como posibles refuerzos de última hora tanto el mediocentro canarinho Felipe Melo (Galatasaray) como los laterales zurdos Alex Telles (Galatasaray), Guilherme Siqueira (Atlético de Madrid) y Faouzi Ghoulam (Nápoles). Uno de estos tres carrileros debe acabar recalando en el cuadro italiano en sustitución de Yuto Nagatomo, al que se sitúa a un paso del Levante.