El pasado verano el Manchester City pagaba los 18 M€ que figuraban en la cláusula de rescisión de Nolito para sacarlo del Celta de Vigo. Una incorporación por expreso deseo de Pep Guardiola, que le dio bastantes minutos en los primeros encuentros, tras su estelar actuación en la previa de la Liga de Campeones.

El delantero de 30 años prolongaba así su gran final de temporada pasada, y parecía asentarse en los planes del entrenador catalán. Pero no iban a salirle al andaluz todas las cosas a pedir de boca a partir de entonces, ya que su protagonismo en el equipo de los sky blues ha decaído claramente.

En 2017 apenas ha participado en 6 encuentros, y suma 140 minutos entre todos ellos, porque no solamente dejó de ser titular sino que también ha pasado a ser olvidado por su entrenador. Su preferencia por Leroy Sané en banda izquierda deja al internacional español sin sitio en el once.

Tampoco ha podido aprovechar sus oportunidades, pues no ve portería desde el pasado 10 de diciembre cuando marcaba ante el Leicester City. Una campaña que se presentaba ilusionante en agosto o septiembre se está volviendo en un curso complicado para este goleador.