«La razón por la que no he renovado es simple. Quiero entrenar en la Premier League. Tengo varias ofertas de la Premier League, pero aún no he firmado nada. Cuando tenga un nuevo club, se comunicará». En su última comparecencia ante los medios, Pep Guardiola se mostraba así de tajante al ser cuestionado por los motivos que le habían llevado a tomar la decisión de abandonar el Bayern Múnich al término de la presente campaña.

Aunque, como bien indicó el propio técnico, aún no ha escogido destino para el curso que viene, la prensa de las islas ya da por hecho que será el Manchester City el conjunto que le sentará en su banquillo. Es más, el diario The Sun se atreve a, incluso, ofrecer detalles del ambicioso plan que pondrá en marcha el preparador catalán.

Al parecer, el de Santpedor se ha marcado un plazo de tres años para convertir al City en el mejor equipo del planeta y por eso ya ha solicitado a los dirigentes que den el pistoletazo de salida a las arduas negociaciones que deberían concluir con el fichaje de cuatro grandes futbolistas: el central Gerard Piqué (FC Barcelona), el versátil carrilero David Alaba (Bayern Múnich), el centrocampista Paul Pogba (Juventus) y el atacante Leo Messi (Barça).

Evidentemente, afrontar estas contrataciones será todo un reto para los skyblues. Aunque nadie duda ya de su capacidad económica, queda por ver cómo son capaces de romper algunos vínculos tan arraigados como el que, sin ir más lejos, une tanto a Piqué con Messi con un conjunto catalán que, en ningún caso, se tomará la molestia de sentarse a negociar.