Hace un par de semanas, uno de los técnicos del Manchester United, Rene Meulensteen, aprovechó la llamada de una publicación holandesa para reconocer que el mismísimo Sir Alex Ferguson se había tomado la molestia de viajar hasta tierras francesas con el objetivo de vigilar el rendimiento de Eden Hazard (