A mediados del pasado mes de mayo, los medios ingleses daban por hecho que el brasileño Alex Sandro se convertiría en el primer fichaje del Manchester United de cara al curso que viene y que los diablos rojos invertirían unos 56 M€ en su contratación. Nada más lejos de la realidad.

A día de hoy, y tras hacerse con los servicios del centrocampista canarinho Fred y del lateral diestro Diogo Dalot, el conjunto de Old Trafford no se plantea reclutar al futbolista de la Juventus. De hecho, aunque no descarta reforzar esa posición a lo largo del verano, José Mourinho ha priorizado el desembarco de un nuevo central.

En este sentido, el diario Manchester Evening News añade que el preparador ya habría incluso elaborado una primera lista de candidatos en la que tendrían cabida hasta 8 futbolistas: el galo Raphael Varane (Real Madrid), el alemán Jerome Boateng (Bayern Múnich), el senegalés Kalidou Koulibaly (Nápoles), el belga Toby Alderweireld (Tottenham), el eslovaco Milan Skriniar (Inter de Milán), el italiano Alessio Romagnoli (AC Milan), el uruguayo José María Giménez (Atlético de Madrid) y el turco Caglar Soyuncu (Friburgo).

Lógicamente, el fichaje de cualquiera de estos jugadores se antoja complicado. De hecho, sólo uno de ellos, Alderweireld, se encuentra en una situación contractual más o menos favorable, ya que acaba contrato en 2019 y no tiene intención de ampliar su compromiso con los spurs. El resto exigirán duras negociaciones y el pago de importantes cantidades.