Desde el pasado día 28 de marzo, el noruego Ole Gunnar Solskjaer ejerce ya como entrenador de pleno derecho del Manchester United. El nórdico ha dejado atrás su condición de interino y ha adquirido plenos poderes para diseñar el próximo proyecto de un equipo que navega casi a la deriva desde la marcha de Sir Alex Feguson.

Por la cabeza del preparador pasa, como cabía esperar, la idea de dar nuevos aires a una plantilla que no ha cumplido con las expectativas creadas. Por eso, nada más ser ratificado, el exdelantero le ha hecho llegar a la directiva una lista con el nombre de varios futbolistas que, por unos motivos u otros, no entran en sus planes de cara al futuro.

Según recoge el diario As, en esa nómina habría espacio para jugadores que no han terminado de dar el visto bueno a la renovación ofrecida por el club (los españoles Juan Mata y Ander Herrera), para futbolistas cuyo ciclo en el conjunto se considera cerrado (el ecuatoriano Luis Antonio Valencia) y para fichajes más o menos recientes que no han terminado de ofrecer el rendimiento esperado (el brasileño Fred, el chileno Alexis Sánchez o el italiano Matteo Darmian). Igualmente, Solskjaer también ha dado luz verde al adiós de uno de estos dos defensas: el marfileño Eric Bailly o el argentino Marcos Rojo.