La directiva del Manchester United mantiene su confianza en Ole Gunnar Solskjaer. Aunque el equipo ocupa el puesto 12 en la tabla con apenas 9 puntos y ha firmado el peor arranque de Premier League en 30 años, los mandatarios no tienen intención de deshacerse de su técnico.

En su edición de hoy, el diario The Sun pone sobre la mesa los tres motivos por los que, pese a acumular unos resultados que se habrían llevado por delante a casi cualquier entrenador del mundo, el noruego sigue al frente de la nave. El primero tiene que ver con su capacidad para devolver al vestuario la disciplina perdida durante la etapa de José Mourinho; el segundo, con su conocimiento de la historia del club, y el tercero, con su voluntad de apostar por los jóvenes formados en la cantera.

«Ole ha inculcado la disciplina que había faltado en los últimos años. Está creando un equipo que respeta la historia del club, en el que los jugadores trabajan duro y respetan a sus compañeros de equipo. Nadie es más grande que el club. Los cambios durante el verano propiciaron la creación de un equipo muy joven, de una base sobre la que podemos crecer a medida que avancemos en nuestro nuevo viaje», acaba de reconocer Ed Woodward, vicepresidente de la entidad.

Curiosamente estas afirmaciones del dirigente coinciden casi en el tiempo con los rumores que especulan con el posible desembarco de Massimiliano Allegri, técnico italiano que se haría cargo del equipo en caso de que Solskjaer pierda todo el crédito. Tal vez, el resultado del choque que este fin de semana mide a United y Liverpool sirva para aclarar el panorama...