El Manchester United se enfrenta a una terrible plaga de lesiones justo antes del partido de vuelta de octavos de final de Champions League ante el PSG. Entre esos jugadores, encontramos a Alexis Sánchez. Desde que llegó el chileno es solo la sombra de sí mismo. Y no ha parado de decepcionar.

Su temporada de clubes ha terminado. O casi. Dolorido en su rodilla contra Southampton, no salió después del descanso. Su entrenador temía lo peor. El Manchester United aún no se ha pronunciado sobre el asunto, pero según el fisioterapeuta de la selección chilena, el jugador estará ausente aproximadamente dos meses, no regresando a los terrenos hasta principios de mayo en el mejor de los casos. «Contactamos con Alexis Sánchez, fue examinado. No tendrá problemas para jugar la Copa América porque necesitará de seis a ocho semanas de descanso. Es una lesión problemática pero no tan compleja», aseguró Pedro Oñate en las columnas de El Mercurio.

Una estrella cara que no rinde

Probablemente restaurado para la competición sudamericana (del 14 de junio al 7 de julio), Alexis Sánchez llegará a Brasil completamente fuera de forma. En el mejor de los casos, tendrá uno o dos partidos de Premier en las piernas y tendrá que confiar especialmente en la preparación con Chile para estar en el nivel físico adecuado. Doble ganadora en el título, la Roja confía en gran medida en el mejor goleador de su historia (41 goles) y el hombre más veces internacional (124 partidos).

Reclutado desde el Arsenal seis meses antes de la finalización de su contrato por 35 M€, Alexis Sánchez logró obtener el mayor salario en los diablos rojos. Sale a 500.000 € por semana (24 M€ anuales). Una suma enorme cuando nono es una de las estrellas más determinantes del vestuario. Fue listo para negociar su contrato (que si se mantiene igual hasta 2022, el jugador tendrá 33 años), pero el número 7 no ha rendido al nivel esperado: 5 goles y 4 asistencias en 40 partidos desde su llegada a Old Trafford, un récord escuálido para un jugador de este nivel.

Mientras que él tenía la confianza de José Mourinho a principios de la temporada, el chileno se enfrentó rápidamente con la realidad. Y además llegaron las lesiones: tres solo en los primeros seis meses de la temporada. Después de la partida del portugués, Solskjaer primero esperó el regreso del jugador antes de alinearlo. Finalmente, el delantero jugaría porque Martial, Rashford o Lingard se lesionaron diferentes veces. «Depende de ellos marcar la diferencia cuando tienen una oportunidad. Este es el reto para los futbolistas de alto nivel, depende de ellos el jugar», advirtió el técnico noruego a finales de diciembre. Pero, una vez más, el ex de FC Barcelona o Udinese ha decepcionado y la sombra de un gran error en el fichaje se está acercando. ¿Se perfilará un adiós en verano?