Tras hacerse con los servicios del extremo holandés Memphis Depay, la directiva del Manchester United se esfuerza por cumplir una nueva demanda de su técnico: la contratación de un centrocampista capaz de aunar sacrificio defensivo y visión de juego.

Aunque por la agenda de los diablos rojos han pasado multitud de candidatos, lo cierto es que, a día de hoy, el gran favorito para desempeñar este rol es el desconocido Rodrigo Dourado, un joven futbolista (20 años) que ha encandilado tanto a los ojeadores del club como al mismísimo Louis van Gaal.

Según relata el Daily Mail, tan convencidos están de que el canarinho podría encajar como un guante en los planteamientos del técnico que la directiva ya ha dado pasos más que significativos para cerrar su fichaje. Eso sí, su club, el Internacional de Porto Alegre, no quiere dejarle marchar hasta, como mínimo, el próximo mes, ya que desea que el jugador siga jugando un papel determinante en la Copa Libertadores.

Con el fichaje de este talento, Van Gaal quiere ir agilizando la sucesión de Michael Carrick, centrocampista que ha manejado la medular del United desde 2006 y que además de haber superado ya la treintena (cumplirá 34 años en julio) acaba contrato al término de la próxima temporada.