Venía de ser el mejor jugador de la final de la Eurocopa pese a la derrota de Francia ante Portugal. Además su equipo, el Newcastle, había descendido a la Championship y por lo tanto su salida se antojaba más que clara. Mientras grandes escuadras como el Real Madrid lo pretendían insistentemente.

Moussa Sissoko fue uno de los grandes nombres del último verano, un actor que animó mucho el mercado de fichajes. Hasta el último momento, que fue cuando se confirmó su desembarco en el Tottenham, equipo que lograba llevarse el gato al agua. Se esperaba que tuviera mucho peso en el cuadro de los spurs pero no ha sido así.

Solamente ha disputado 26 encuentros hasta la fecha en todas las competiciones, y 17 de ellos en Premier League, donde únicamente ha sido 6 veces titular. De hecho en 2017 únicamente lo hemos visto salir desde el inicio en 3 encuentros, y es que su escaso protagonismo en la primera parte del curso ha ido disminuyendo un poco más.

El centrocampista de 27 años costó nada menos que 35 M€, una gran suma de dinero para convencer a las urracas de su traspaso. Pero por ahora está siendo un fichaje decepcionante, que de seguir así podría terminar abandonando White Hart Lane en verano.