Está llamado a ser uno de los mejores porteros del mundo y sin duda alguna el futuro de la Selección Española en un plazo no muy largo. Por eso el fichaje de Kepa Arrizabalaga ahora por el Chelsea es todo un hito, ya que además acaba de convertirse en el cancerbero más caro de la historia del fútbol.

80 M€ han pagado los blues por él, la cantidad fijada en su cláusula de rescisión pagada en la mañana del miércoles, que aumentó cuando hace unos meses renovó después de no fichar por el Real Madrid porque Zinedine Zidane no lo quiso. Ahora ocupará el lugar de Thibaut Courtois en el Real Madrid, cuando precisamente el belga se va al Santiago Bernabéu.

Tiene solamente 23 años y un brillante futuro por delante. Unas condiciones únicas y la posibilidad de seguir creciendo en una de las escuadras con mayor potencial del viejo continente. A las órdenes de Maurizio Sarri será el portero titular de un club que quiere reconquistar la Premier League.