En el mes de junio Mateo Kovacic ya dejó claro su deseo de abandonar este verano el Real Madrid, en busca de más minutos después de tres temporadas como suplente. El croata tiene potencial para ser un gran centrocampista en un equipo importante, y así lo creen tanto él como su entorno, motivo por el cual ha tomado esa decisión.

La dura competencia en la medular blanca ha llevado al jugador a maniobrar este verano para buscar una salida y finalmente ha conseguido cambiar de aires. Después de regresar de sus vacaciones tras el Mundial, donde fue subcampeón, Mateo Kovacic se acaba de enrolar ahora en las filas del Chelsea.

Los blues, en una maniobra rápida gestada en las últimas horas del mercado, han aprovechado la situación y acogen al jugador como cedido en sus filas para la siguiente temporada. De este modo el campeón de Europa se asegura no perder de vista a un futbolista de un enorme potencial para los próximos años.