Si el Real Madrid quiere hacerse con los servicios de Christian Eriksen durante el próximo mercado invernal deberá dar muestras de un considerable músculo negociador. Ése podría ser, a grandes rasgos, el resumen de una información que acaba de publicar el digital OK Diario. Según relata este medio, para poder reclutar al danés, los blancos deberán superar la competencia de tres grandes escuadras del continente: Manchester United, Juventus y Bayern Múnich.

Especialmente dura será la oposición de los diablos rojos, quienes, tras su pésimo arranque de curso, parecen decididos a acudir al mercado de fichajes en busca de jugadores que puedan mejorar la competitividad de su plantilla. Eso sí, el desembarco del nórdico podría favorecer, de algún modo, la posterior llegada de Paul Pogba al combinado de Chamartín. «Su llegada podría abrir la puerta a la salida de Pogba… rumbo al Bernabéu», asegura el portal.

También considerable será la competencia que ejercerá la Juve. Es más, para decantar la balanza a su favor, los bianconeri no descartan incluir en su oferta el traspaso de un jugador que siempre ha resultado muy interesante para los spurs y que, de momento, no ha logrado ganarse la confianza de Maurizio Sarri, el galo Adrien Rabiot.

Como tercer rival en discordia comparece el Bayern. Y es que, más que por una necesidad deportiva, los bávaros han entrado en la puja por el hecho de resultar una inversión más que interesante. El mediapunta acaba contrato en junio, y al no tener intención de renovar, podría cambiar de aires en enero por un coste relativamente bajo. Aún así, por su tradición y atractivo, el cuadro de Múnich es también un rival a tener muy en cuenta.