Chelsea 1 - 1 Leicester City

El Chelsea saltó al terreno de juego con el firme propósito de olvidar el batacazo de la primera jornada en la Premier League en Old Trafford, donde cayó por 4-0 con el Manchester United. Además, el pasado miércoles cayó en la tanda de penaltis con el Liverpool en la final de la Supercopa de Europa, pero la imagen fue realmente positivo. Arrancó con fuerza el conjunto comandado por Frank Lampard, donde Pedro Rodríguez dispondría de una ocasión que estrellaría contra el lateral de la red.

Poco después, Kasper Schmeichel tuvo que intervenir en una doble oportunidad de Mason Mount y Christian Pulisic, además de probar fortuna a la salida del córner. El primer tanto del partido llegaría en el minuto 6, momento en el que Mount se beneficiaría de un error tremendo en la salida del cuero desde atrás de Wilfred Ndidi. El canterano de los de Londres no se pondría nervioso y enviaría el cuero directamente al fondo de las mallas (1-0).

Ricardo Pereira llevaría a cabo la réplica instantes más tarde con una gran acción individual, pero Jamie Vardy no podría aprovechar el envío de su compañero al ejecutar un mal control del cuero. El Chelsea se asociaría por medio de una triangulación de Pedro con César Azpilicueta, cuyo cuero fue rematado de cabeza por el goleador Mount, aunque fue directo a las manos de Schmeichel. También la tendría en sus botas N’Golo Kanté, previo taconazo de Olivier Giroud, pero el golpeo del centrocampista se marchó desviado por un corte providencial de Christian Fuchs.

Kepa Arrizabalaga, que estaba siendo prácticamente un mero espectador en la media hora inicial del duelo, estuvo a punto de protagonizar una acción muy desafortunada con Vardy. Por suerte para el arquero español, consiguió rectificar y alejar el peligro de sus dominios. Poco más daría de sí la primera mitad, aunque el Leicester City arrancó con ganas el segundo acto. Vardy tuvo un mano a mano clarísimo con Kepa, donde se impuso el ex del Athletic Club con una intervención sensacional. De todos modos, el ariete británico se encontraba en posición antirreglamentaria.

James Maddison, que estuvo desaparecido en los 45 minutos inaugurales, estuvo realmente cerca de aprovechar un uno para uno con Kepa, a lo que hay que añadir que, acto seguido, Mount impediría el tanto de Youri Tielemans. La réplica la pondría Giroud con un cabezazo, aunque no pudo darle potencia suficiente y fue mansamente atajado por Schmeichel. Las alarmas se encendieron en la parroquia local cuando Pedro se dolía en el suelo por un golpe con Tielemans, pero el canario pudo continuar en el césped.

Las siguientes oportunidades del Leicester correrían a cargo de Hamza Choudhury y Maddison, aunque no consiguieron nivelar la contienda. A continuación, Fuchs colgaría un envío que se envenenaría al final después de tocar en Azpilicueta. De hecho, a la salida de dicho saque de esquina, llegaría el tanto del empate (1-1), obra de Ndidi. Además, el nigeriano, de 22 años de edad, podría resarcirse de esta manera del fallo garrafal cometido en la diana materializada por Mount.

Maddison, que se convirtió en una auténtica pesadilla para la zaga del Chelsea, dispondría de una oportunidad de oro para haberle dado la vuelta a la tortilla al envite. Aun así, su golpeo se marcharía por encima del travesaño de la meta de Kepa. También lo intentaría Vardy, ligeramente escorado a la izquierda, pero su chut se marcharía un poco desviado. Willian, que entró al campo en detrimento de Pulisic, haría una incursión por el flanco zurdo del ataque del vigente campeón de la Europa League. Sin embargo, su acción no llegaría a buen puerto.

El Chelsea acusó en demasía el cansancio por el desgaste al que se vio sometido en la final de la Supercopa de Europa con el Liverpool. El Leicester dispuso de una ocasión de oro, por medio de las botas de Tielemans, para haberse llevado los 3 puntos de su desplazamiento a Stamford Bridge. No obstante, el golpeo del belga, ex del AS Mónaco, fue repelido por la defensa, en primera instancia, y por un Kepa que estuvo muy seguro en todo momento. Por tanto, reparto de puntos entre ambos equipos, con un Chelsea que no conoce el triunfo en un duelo oficial de la mano de Lampard desde el banquillo.