Manchester United y Manchester City han comenzado la que se prevé reñida puja para hacerse con los servicios de Ricky van Wolfswinkel, futbolista que acaba de completar su primera campaña con el Sporting de Lisboa (45 partidos, 23 goles).

Eso sí, los dos pretendientes deberán actuar con rapidez, ya que la entidad lisboeta ha intensificado los contactos con el entorno del jugador para intentar ampliar su contrato y colocarle una cláusula de rescisión cercana a los 30 M€. «Espero que todo se resuelva antes del fin de semana», reconoció su agente, Louis Laros.

Surgido de la cantera del Vitesse, el neerlandés pasó dos temporadas en el FC Utrecht antes de recalar en la Liga Sagres y consolidarse como uno de los delanteros con más futuro del fútbol europeo.

De poderoso remate y aseado manejo de balón, Van Wolfswinkel podría encajar mejor en el United que en el City, ya que los skyblues cuentan con una amplia legión de delanteros; mientras que los diablos rojos sufrirán en breve la marcha del búlgaro Dimitar Berbatov.