Largo y tendido se ha venido hablando de las tensiones entre Thomas Tuchel y su director deportivo Antero Henrique en el Paris Saint Germain durante el pasado verano. Se trata de una situación que recuerda a un episodio bastante reciente en la carrera del técnico en su etapa en el Borussia Dortmund. Fue un episodio en el mercado de fichajes que incluso provocó la salida de Sven Mislintat, responsable de las incorporaciones de la escuadra del Signal Iduna Park. Hoy en el Arsenal, el citado Mislintat habla de esta y otras cuestiones en una entrevista en Die Zeit.

«Todos habíamos decidido traer a este jugador (Óliver Torres, centrocampista español hoy en el Oporto que en su día pertenecía al Atlético de Madrid, ndr). Todo el trabajo estaba hecho, Óliver había luchado por llegar, pero nuestro entrenador ya no le quería y llegué a un punto de no retorno», reconoce explicando la situación que empujó a su salida. «Cuando hablo con un jugador, él necesita saber que le quiero y estoy por él, es una cuestión de credibilidad», añade.

El fichaje de Guendouzi, un mensaje para el mundo

En su etapa en el cuadro del Ruhr, Mislintat también recuerda el desembarco de Ousmane Dembélé desde Rennes. «Cuando lo vi, ni siquiera jugó en el primer equipo del Rennes. Apuesto que en algunas situaciones él no puede decir que pie ha usado porque simplemente no lo ha pensado. Es un jugador realmente especial.No debemos olvidar las acciones de Ousmane con las que nos ha ayudado a ganar partidos. Fue el arquitecto de nuestra victoria en la Copa de Alemania de 2017», reconoció. Ahora en el Arsenal, el responsable de fichajes se frota las manos después del exitoso debut de Mattéo Guendouzi, que llegó en verano a Londres desde el Lorient y se ha convertido rápidamente en uno de los grandes nombres propios en la escuadra del Emirates.

«Lo vi jugar en el Lorient, cuando el equipo todavía estaba en la Ligue 1. Me gusta este club, siempre encuentras a jugadores interesantes. Guendouzi atrajo mi atención con su pelo largo y personalidad, pero lo que me interesa también son los puntos débiles de un jugador. ¿Podemos trabajar en ellos? Mattéo corre por todo el campo, pero para mí estaba claro: con el tiempo íbamos a terminar con este mal hábito. Para nosotros, el traspaso de un joven de 18 años fue una señal importante para mostrar al mundo que somos el Arsenal de nuevo y le damos una oportunidad real a los jugadores jóvenes», espetó.