La ambición del Tottenham se mantiene intacta. Aunque el Arsenal le dejó sin la posibilidad de participar en la próxima edición de la Champions League, el cuadro londinense espera construir un gran proyecto que le permita codearse con los grandes equipos europeos.

Para lograrlo, el club necesita retener a su gran estrella, Gareth Bale, y reforzar su plantilla con varios jugadores de primer nivel que puedan compenetrarse con el sensacional futbolista galés.

Evidentemente, estos movimientos requerirán de un elevado potencial económico, circunstancia que ha llevado a la directiva a poner en marcha una operación salida que permita recortar la masa salarial y obtener ciertos beneficios con las ventas de algunos jugadores que aún mantienen contrato con la entidad.

La lista de descartes aparece encabezada por, según informa el Daily Mail, el inglés David Bentley y el francés William Gallas, futbolistas que concluyen contrato al término del presente curso. Además, la directiva está decidida a escuchar ofertas por el meta Heurelho Gomes, el defensa Benoit Assou-Ekotto, los centrocampistas Jake Livermore y Tom Huddlestone, y el delantero Emmanuel Adebayor.