Ha tomado José Mourinho las riendas del Tottenham en una situación delicada, con muchas incógnitas en el aire de cara al futuro y bastantes dudas por resolverse todavía. Este fin de semana se enfrenta al West Ham abriendo la jornada de Premier League, y dará inicio a un intenso periodo de fútbol.

La competición no para en Inglaterra por Navidad, como ya sabemos, y pronto empezará un mercado de invierno en el que se esperan bastantes movimientos. De hecho, medios como The Sun no han tardado en colocar ya a varios jugadores en la agenda de los spurs para, en este caso, el mes de enero.

Los nombres de los que se habla en primer lugar son cinco y, a tenor de su calidad, supondría cualquiera de ellos un gran desembolso económico. Hablamos del central Kalidou Koulibaly (Nápoles), el carrilero Youcef Atal (Niza), los centrocampistas Declan Rice (West Ham) y Bruno Fernandes (Sporting Portugal) y el atacante de la Juventus, Paulo Dybala.

Objetivos de primer nivel para la escuadra inglesa, que mantiene grandes ambiciones para ese mercado de invierno que está a la vuelta de la esquina. Sin embargo no será sencillo ninguno de ellos por el peso que tienen en sus respectivos clubes actualmente.