Pese a que le costó mucho más de lo esperado derrotar al Crotone, el AC Milan sigue sumando victorias importantes con las que aferrarse a la lucha por los primeros puestos de la clasificación. Mientras tanto, desde las oficinas del cuadro de San Siro se mantienen abiertos distintos frentes con los que apuntalar la plantilla. Los planes pasan por dar un impulso a la fuerza de trabajo de la que actualmente dispone Vincenzo Montella a sus órdenes a partir del próximo mes de enero.

Entre los grandes nombres propios a seguir de los que se ha venido hablando durante las últimas semanas destaca el del centrocampista español Cesc Fábregas. Titular en el encuentro que los de Antonio Conte se llevaron frente al Manchester City (1-3), el que fuera jugador del Arsenal es uno de los grandes anhelos con vistas a mejorar la medular.

Sin embargo, no se trata de la única posibilidad en la agenda de los de San Siro. Clara muestra es la información que podemos leer en la Gazzetta dello Sport. Tal y como recoge dicha fuente, desde las oficinas rossoneras se trabaja en otras opciones, una de las cuales destinada a la medular y una segunda al ataque. En primer término encontramos al centrocampista germano Sebastian Rudy (26 años), futbolista del Hoffenheim (15 partidos oficiales esta temporada en los que suma un gol y 5 asistencias) cuyo contrato expira el próximo 30 de junio y podría cambiar de aires a cambio de una cantidad no demasiado elevada en enero.

La segunda alternativa es para posiciones más adelantadas. En este caso se trata de Balde Keita, atacante de 21 años que el pasado verano buscó su salida de la Lazio pero no logró su objetivo. Autor de 4 goles en los 13 partidos de Serie A que ha disputado este curso, el nombre del senegalés regresa nuevamente a escena.