Gennaro Gattuso y Mark Van Bommel han dejado el AC Milan y probablemente Clarence Seedorf seguirá ese mismo camino en las próximas semanas. Así que el cuadro rossonero se ha marcado como objetivo prioritario mejorar su centro del campo este verano.

Hasta ahora sus dirigentes se han movido con gran celeridad y acierto, porque ya han certificado las incorporaciones de Bakaye Traoré y Riccardo Montolivo (ver artículo). Dos efectivos a coste cero que ocuparán el vacío dejado por los que han partido, pero aún se espera al menos un refuerzo más en esta línea.

Y como la economía del conjunto de San Siro no permite hoy en día grandes desembolsos, el nuevo objetivo de esta escuadra tampoco supondría invertir una fuerte suma. Porque Marco Rigoni es un centrocampista de un perfil bajo, que milita actualmente en el Novara, club que acaba de descender a la Serie B.

Según explica SportMediaset, este jugador se ha colado en la agenda del combinado lombardo a sus 32 años, sobre todo porque ha realizado una excelente temporada en la que ha conseguido 11 goles para su equipo en los 36 encuentros que disputó.