Arturo Vidal está asumiendo un rol bastante secundario en el FC Barcelona. Una cuestión, de todos modos, previsible al tener en cuenta todo el potencial y fondo de armario del que dispone el cuadro azulgrana tanto en la medular como en su parcela ofensiva. De hecho, el chileno está disfrutando de mayor protagonismo que un jugador que, hasta la fecha, había sido fundamental en el Camp Nou: Ivan Rakitić.

Por tanto, la Serie A ha manifestado su interés tanto por el ex del Sevilla como por Vidal, de 32 años. Juventus de Turín y AC Milan han preguntado por la situación de Rakitić, quien ya ha asegurado que no se encuentra cómodo con la tesitura que está atravesando en el presente curso. En cuanto al bicampeón de la Copa América con la Selección de Chile, el Inter de Milán es el conjunto que más interés ha evidenciado desde el pasado periodo estival para hacerse con sus servicios.

Atendiendo a una información manejada por TuttoSport, Antonio Conte, míster de la escuadra nerazzurri, desea hacer lo indecible para que Arturo Vidal desembarque tarde o temprano en el Giuseppe Meazza. De hecho, han coincidido con motivo del emparejamiento en el mismo grupo de la Liga de Campeones, donde la irrupción del sudamericano fue clave para que el Barça se llevase los 3 puntos.

Siguiendo con lo comunicado por el citado medio, da la sensación que la falta de acuerdo entre ambas partes (Barça e Inter) se debe a la fórmula que plantean los italianos para llevar a cabo la operación. Es por ello que el equipo de Conte tiene en la recámara un par de alternativas: Rodrigo De Paul (Udinese), viejo conocido de nuestra Liga por su paso por el Valencia, y Alfred Duncan (Sassuolo), quien, a priori, sería más viable que el argentino por un aspecto puramente económico.