La pasada semana, durante la disputa del partido de vuelta de cuartos de final de Champions League que enfrentaba a FC Barcelona y AC Milan, Clarence Seedorf recibió una de las ovaciones más significativas de su carrera profesional.

El holandés fue despedido con aplausos por el público del Camp Nou cuando Massimiliano Allegri decidió sustituirle, un hecho que resulta llamativo si tenemos en cuenta que el centrocampista llegó a acumular 159 partidos con el eterno rival, el Real Madrid.

Esa muestra de cariño es un ejemplo más del carácter que ha derrochado el neerlandés en su largo periplo por el fútbol europeo. Y es que, más que por su talento, su habilidad o su visión de juego, Seedorf siempre ha destacado por su compromiso y su saber estar dentro de los terrenos de juego.

Por todo eso, y porque su físico aún está capacitado para soportar la presión (este curso suma 27 partidos) no resulta extraño que uno de los puntales del Calcio, la Juventus, haya decidido incluirle en su lista de objetivos. Eso sí, como indica la Gazzetta dello Sport, la vecchia signora no lanzará su oferta hasta que el jugador decida si estira su compromiso con el AC Milan.