«Es en los momentos más difíciles cuando se demuestra el amor verdadero. A pesar de todo, he decidido permanecer en el club. Por amor a estos colores. He rechazado ofertas que difícilmente un jugador profesional habría rechazado, he jugado con dolores que me llevaban al llanto al final de cada partido, pero siempre he insistido en jugar, incluso contra los consejos de los médicos. Todo porque mi objetivo era dar todo lo que pudiera para ayudar a estos colores». Estas palabras de Mauro Icardi, extraídas de una carta publicada a través de Instagram, no parecen haber llegado al corazón de los dirigentes del Inter de Milán.

De hecho, más que en acercar posturas con el ariete argentino, la entidad está pensando actualmente en darle salida y obtener una cantidad de dinero importante con la que afrontar la búsqueda de un sustituto de garantías. En la Gazzetta dello Sport, por ejemplo, se vuelve a señalar al belga Romelu Lukaku (Manchester United, 25 años) como el principal favorito para ocupar su espacio, pero lo cierto es que los nerazzurri barajan más alternativas.

Según añade CalcioMercato.com , el gran anhelo del club lombardo sería Paulo Dybala (25 años), pero lo cierto es que su fichaje se antoja sumamente complicado por el hecho de militar en uno de los principales rivales, la Juventus. Igualmente, la web también pone sobre la mesa el nombre del bosnio Edin Dzeko (32), ariete que acaba contrato con la AS Roma en 2020 y no tiene intención de renovarlo.

Por último, en otros portales se apunta a Robert Lewandowski (30 años), pero se indica que su contratación puede resultar también inviable por la firme postura que su club, el Bayern Múnich, suele adoptar cada vez que algún conjunto pregunta por su principal referente ofensivo.