Inmerso en una preocupante decadencia que le ha relegado hasta una más que discreta novena posición de la Serie A, el Inter de Milán confía en que la reciente llegada de Stefano Pioli sirva para dar un nuevo impulso a una escuadra que ha ofrecido un rendimiento muy por debajo del esperado durante la etapa del holandés Frank de Boer.

Como cabía esperar, este movimiento en los banquillos ha traído consigo la reactivación de los rumores que vinculan al combinado lombardo con multitud de futbolistas. Uno de ellos, el recogido por el diario As, señala que entre los deseos del nuevo preparador figurarían hasta cuatro integrantes del Manchester United: el italiano Matteo Darmian, el neelrandés Memphis Depay, el inglés Chris Smalling y el también holandés Daley Blind.

Los dos primeros apenas han entrado en los planes de José Mourinho desde que arrancó el curso, mientras que los otros dos han ido perdiendo la confianza del preparador luso a medida que pasaban las jornadas. Por tanto, en todos los casos, su salida no sería vista con malos ojos ni por el cuerpo técnico ni por una directiva que, eso sí, siempre trataría de sacar el máximo partido económico a su marcha.

Evidentemente, no parece factible que los cuatro jugadores aterricen el cuadro nerazzurro durante el mercado invernal, por lo que si llegase el caso y tuviese que elegir, Pioli siempre daría prioridad al desembarco de uno de los zagueros, ya que está convencido de que gran parte de los problemas de la entidad transalpina tienen que ver con su fragilidad defensiva.