Rodrigo de Paul está mostrando un rendimiento brillante durante su etapa en la Serie A. Llegado a la competición italiana en 2016 desde el Valencia a cambio de apenas 3 M€, el jugador se ha convertido en una de las piezas más destacadas del fútbol transalpino hasta provocar que se dispare su tasación de un modo más que notable.

De este modo, varios fueron los equipos que llamaron a su puerta a lo largo del pasado verano con la clara intención de acometer su fichaje. Sin embargo, Udinese no dio su brazo a torcer y finalmente logró retener al futbolista. Tanto es así que durante el pasado mes de octubre logró cerrar su renovación hasta el 30 de junio de 2024.

Ahora, cuando apenas llevamos unos meses de competición, regresan las informaciones acerca de un cambio de aires para el internacional albiceleste de 25 años que a lo largo del presente curso suma un tanto y dos asistencias en los 9 choques oficiales que ha disputado. Clara muestra es lo que podemos encontrar hoy en Corriere dello Sport.

A tenor de dicha fuente, el Inter de Milán ha reactivado la posibilidad de hacerse con el centrocampista e intentará cerrar una cesión con obligación de compra en enero. Además, dada la alta tasación del argentino (entre 30 y 35 M€), los lombardos intentarán incluir en la operación a un jugador para abaratar el coste, como serían los casos de Roberto Gagliardini (10 partidos disputados este curso) o Matteo Politano (11).