Elegido mejor portero de la Serie A al término del curso 2018-2019, el esloveno Samir Handanovic se mantiene como uno de los principales baluartes del Inter de Milán. Aunque en julio pasado cumplió 35 años, el arquero evidencia en cada partido que su físico y su talento continúan estando a la altura de lo que requiere un conjunto de primer nivel.

En el club nerazzurro están plenamente satisfechos con su rendimiento, pero también tienen claro que, más pronto que tarde, el veterano jugador entrará en la fase final de su carrera y que, para entonces, habrá que tener ya atado al cancerbero que pueda coger su testigo.

Por ese motivo, desde hace ya varios meses, la entidad lombarda rastrea el mercado en busca de un heredero de plenas garantías. En estos últimos meses se ha hablado del brasileño Gabriel Brazao (19 años), arquero adquirido por el Inter el verano pasado y cedido actualmente en el Albacete, o del rumano Ionuț Andrei Radu (Génova, 22), pero existen más opciones.

Entre ellas, y según cuenta hoy la Gazzetta dello Sport, se encontraría Juan Musso. El meta argentino, de 25 años, aterrizó en el Udinese en el verano de 2018 y desde entonces ha experimentado una notable progresión que no ha pasado desapercibida para los ojeadores interistas (acumula 37 partidos oficiales) y que le ha llevado a debutar con la albiceleste (ante Marruecos, en un amistoso disputado en marzo pasado).