Aunque la victoria ante el Hellas Verona en la última jornada de Serie A (2-1) ha servido para rebajar la tensión, en las oficinas del Inter de Milán aún resuenan las quejas de su técnico, el italiano Antonio Conte. El preparador acusó a la entidad de no haber planificado la temporada correctamente y de ser, de algún modo, la responsable de la dolorosa derrota sufrida contra el Borussia Dortmund en la última jornada de Champions League (3-2). «Deberíamos haber planeado esta temporada mucho, mucho mejor. Probamos que podemos molestar a cualquiera si estamos en forma, pero hay jugadores que han jugado sin parar. Estoy harto de decirlo», aseveró la pasada semana.

Por eso, no resulta extraño que, desde entonces, la directiva haya estrechado el cerco sobre todos esos jugadores que resultan interesantes para su entrenador. Entre ellos figurarían dos integrantes de la actual plantilla del Génova, el centrocampista colombiano Kevin Agudelo (20 años) y el delantero marfileño Christian Kouamé (21).

Según cuenta CalcioMercato.com, un ojeador del cuadro interista se desplazó el pasado sábado al sur de Italia para presencia el choque entre el Nápoles y el combinado genovés y poder ampliar los ya excelentes informes que manejan sobre el primero de ellos. El segundo no fue de la partida porque se encontraba convocado por su selección.

Agudelo, que aterrizó en el Luigi Ferraris el pasado verano, arrancó la temporada como suplente, pero poco a poco ha ido abriéndose paso en los planes de Thiago Motta (ha sido titular en las tres últimas jornadas). Su actual contrato expira en junio de 2023. En esa misma fecha concluye también el de un Kouamé que esta campaña acumula 5 goles y 3 asistencias en 12 partidos oficiales.