Aunque la victoria ante el Crotone por un escueto 1-0 ha servido para cortar una preocupante racha de tres partidos de Serie A sin conocer la victoria y dar el primer impulso al proyecto que ahora comanda Gennaro Gattuso, la directiva del AC Milan entiende que su equipo necesitará algo más que la mano dura del exfutbolista para reconducir su situación.

Por eso, desde hace días, los dirigentes trabajan en la búsqueda de nuevos refuerzos, de futbolistas que ayuden a la escuadra a apurar sus opciones de alcanzar los puestos que dan derecho a disputar competiciones europeas la próxima temporada (los rossoneri son ahora mismo novenos, a dos puntos del sexto clasificado y a nada menos que once del quinto).

En este sentido, una información de la Gazzetta dello Sport vuelve hoy a poner sobre la mesa el nombre de un viejo conocido, el checo Jakub Jankto. Los lombardos ya tantearon su fichaje en verano, pero entonces, su club, el Udinese, se negó a darle salida. Ahora, la situación ha variado, y en Friuli no vería con malos ojos su marcha si con ella favorecen el desembarco de una pieza milanista, el central uruguayo Gustavo Gómez.

Ya que alcanzar un acuerdo económico resulta complicado, ambas escuadras están valorando seriamente la posibilidad de realizar un intercambio de cesiones. De esta forma, las dos partes podrían contar ya con el jugador que anhelan, constatar si cumple con lo esperado y posponer cualquier negociación relativa a su compra definitiva hasta el término del curso.