Ayer mismo, una información del diario ABC incluía al extremo Suso en una lista de cuatro jugadores que cuentan con opciones de aterrizar en el Real Madrid durante el mercado invernal. Aunque el rotativo puntualizaba que el gaditano no es una prioridad, el simple interés del cuadro blanco ha servido para que la directiva de su club, el AC Milan, ponga en marcha el plan con el que pretende evitar su marcha.

Según cuenta Tuttosport, los rossoneri quieren ampliar cuanto antes su contrato y eliminar de él una cláusula de rescisión que actualmente permite su marcha a cualquier club que no milite en la Serie A por una cantidad que, dependiendo de la fuente consultada, se mueve entre los 38 y 40 M€.

Aunque se siente cómodo en tierras lombardas y valora el esfuerzo que desea hacer la entidad, el atacante solo estampará su firma en el nuevo compromiso si su sueldo se sitúa en una cantidad acorde a su actual estatus dentro de una plantilla en la que un buen número de jugadores perciben un salario muy superior al suyo.

Capacitado para actuar por el costado diestro del ataque o en posiciones más centradas, Suso ha experimentado una sensacional progresión en los últimos años. De hecho, en la actualidad, es ya uno de los puntales de un combinado milanista con el que acumula nada menos que 108 partidos oficiales (19 goles y 33 asistencias).