En el Inter de Milán muchas cosas deben cambiar este verano, comenzando seguramente por el entrenador que liderará el nuevo proyecto, presumiblemente Antonio Conte. Y también se esperan cambios en la plantilla con fichajes y salidas, algunos de ellos movimientos sonados.

El conjunto del Giuseppe Meazza baraja como otros clubes una gran lista de deseos para reforzarse, y entre ellos está Federico Chiesa. Autor de 12 goles en 39 partidos de esta temporada, el extremo italiano está rindiendo a un buen nivel en la Fiorentina.

Por eso es también un objetivo de la Juventus de Turín, a la que los lombardos quieren adelantarse con una maniobra que ahora desvela TuttoMercato. Sería en este caso ofrecer 40 M€ más un par de jóvenes talentos que se irían al Stadio Artemio Franchi como moneda de pago.

Yann Karamoh, cedido esta temporada en el Girondins de Burdeos, y Zinho Vanheusden, que está a préstamo en el Standard de Lieja, deberían ser esas joyas que podrían entrar en la operación.