«No sé qué vendrá ahora. Esto está siendo difícil y duro porque quiero jugar y no ser solo parte del equipo. Haré todo lo posible por tratar de cambiar las cosas en los próximos partidos. Me quedan dos años de contrato y no hay mejor sitio que el Barcelona para jugar, el mejor club del mundo, pero necesito jugar y no disfrutar de paseos por la ciudad y por el mar. La verdad es que hablé con la gente del club. Todos sabían que tenía otras opciones, no era ningún secreto. Todavía deseo lo mejor para el Barcelona, pero quiero pelear para que el equipo vea que estoy preparado para salir al campo cuando me necesiten. Pero si veo que nada cambia, entonces tendremos que sentarnos de nuevo y hablar»

Ayer mismo, todos los medios que siguen la actualidad del FC Barcelona se hicieron eco de estas declaraciones de Ivan Rakitic. Con ellas, el croata mostraba de forma clara y contundente su preocupación por haber pasado de ser un futbolista indiscutible a un simple suplente (apenas un partido de Liga como titular hasta la fecha).

Como cabía esperar, sus palabras no han pasado desapercibidas. De hecho, en su edición de hoy, el diario Tuttosport asegura que uno de sus clásicos pretendientes, el Inter de Milán, podría aprovechar la coyuntura para lanzar una nueva ofensiva. Los nerazzurri ya tantearon su fichaje, sin éxito, durante el último mercado estival.

Aunque el Barça pretende obtener unos 50 M€ con la venta de su pupilo, los lombardos no quieren pasar de 30 M€. La diferencia entre ambas cantidades es considerable, pero lo cierto es que si Rakitic sigue sin jugar, tal vez a los catalanes no les quede más remedio que aceptar su salida por un precio más bajo.