Cuando todo coincide y dos terminan encontrándose felices por un bien común, nada puede hacer que se retroceda en una decisión. Es el caso de dos conocidos equipos de la Seria A. Juventus de Turín y Roma han encontrado un camino completamente libre de dificultades presupuestarias para establecer todo un considerado trueque.

El caso es que a Maurizio Sarri (nuevo técnico de la Juventus de Turín) le agrada sobremanera el poder contar con el que fuera en un pasado el verdugo del FC Barcelona en unos de los tan ya famosos saques de esquina que tanto pesan al conjunto blaugrana en Champions League. El griego Kōnstantinos Manolas, llegaría a la Vecchia Signora con la clara intención de reforzar la línea defensiva.

Por otra parte, Edin Džeko debe suplirse de alguna manera en el Estadio Olímpico de Roma; al parecer Gonzalo Higuaín es el delantero que se ha escogido para poder incomodar defensas rivales en la zaga Giallorossi.

Todo parece encantar a ambos conjuntos. La cláusula de salida de Manolas es, según informa La Gazzetta dello Sport, de 36 M€, justo lo que la Juventus está dispuesta a pagar para la salida del delantero argentino, cedido hasta hace poco al Chelsea. El trueque perfecto para contentar tanto a unos como a otros.

El intercambio entre los dos clubes puede despegar porque les conviene a ambos: la Roma debe alcanzar un total de 45 M€ en ganancias de capital antes del 30 de junio para poder reemplazar a Džeko en su totalidad. La Juventus, por su parte, terminaría por encontrar alojamiento para su redundante delantero. Al final, como en la guerra, ni vencedores ni vencidos.