La pronunciada falta de gol que está exhibiendo el Real Madrid durante la presente temporada ha provocado que se suceda una incesante aparición de nombres propios en forma de posibles alternativas para el ataque del conjunto merengue. El campeón de Europa, donde Cristiano Ronaldo únicamente brilla en Liga de Campeones y Karim Benzema vive un periodo de letargo que ya se extiende por demasiado tiempo, necesita de un impulso que dispare sus registros goleadores.

El gran nombre propio sobre el que se ha venido hablando largo y tendido no es otro que el del inglés Harry Kane, futbolista del Tottenham que fue el máximo goleador del recién finalizado 2017 con más de 50 goles y muy del gusto en las oficinas merengues. Sin embargo, no se trata de la única opción de la que se ha venido hablando en los distintos medios nacionales e internacionales.

Claro ejemplo son las distintas informaciones aparecidas en Italia acerca de un seguimiento por parte del campeón de Europa en el internacional argentino Mauro Icardi, futbolista del Inter de Milán que viene un momento tremendamente dulce y cuyo nombre se ha convertido en sinónimo de gol. Así, con una cláusula de 110 M€ hasta el próximo 15 de julio, conviene no dar esta vía por cerrada.

Pese a que no tiene ninguna prisa por hacerlo y confía en retener a su estrella, los planes del Inter de Milán pasan por renovar el contrato que le une con el futbolista. Sin embargo, no será sencillo. Según reporta la información publicada por la Gazzetta dello Sport, el internacional albiceleste pretende que su actual ficha de 4,5 M€ sea doblada hasta los 9 M€. Además, gran parte del éxito de los lombardos en su objetivo dependerá de la clasificación para la Liga de Campeones, pues en caso de no disputar la próxima edición de la máxima competición continental la renovación se complicaría notablemente. Por último, en lo que a la cláusula de rescisión se refiere, los planes del Inter de Milán pasan por elevarla a una cantidad aún menos accesible (200 M€) o incluso eliminarla definitivamente.